No sabía

No sabía cuánto necesitaba reír hasta que empecé a llorar de verdad.