Tejiendo pesadillas

Les sorprendía que aún cuando hubo perdido todo nunca pareció notar ese frío que acompaña a quien cruza fronteras más allá de la soledad.

Nunca entendieron que aprendió a abrigarse tejiendo pesadillas.